Estás en: Inicio > Sanidad cinegética > Peste Porcina Africana (PPA)
Crédito de la imagen:Pixabay
Sanidad

Peste Porcina Africana (PPA)

¿Porqué preocupa tanto su avance?

27 abril 2018

La PPA es una enfermedad vírica inofensiva para los humanos pero mortal para cerdos y jabalíes.

Producida por un virus ADN clasificado en la familia Asfarviridae, la especie porcina (doméstica y salvaje) es la única afectada.

En cerdos domésticos y jabalís europeos las manifestaciones clínicas de la enfermedad son variables. La forma aguda, la más probable ante una nueva infección, se caracteriza por mortalidad elevada, con alteraciones de carácter congestivo-hemorrágico en piel y órganos internos y trastornos funcionales digestivos y respiratorios.

Las garrapatas actúan como vectores biológicos y reservorio del virus, pero el agente es también muy resistente en el medio ambiente y puede transmitirse a partir de residuos, ropa o botas, vehículos e incluso trofeos de caza, sin olvidar por supuesto, la posibilidad de contagio directo entre animales enfermos y sanos.

No existe tratamiento ni una vacuna eficaz contra el virus, por lo que el control de la enfermedad está basado en una detección rápida y un diagnóstico laboratorial fiable, así como la aplicación de estrictas medidas sanitarias, basadas en el sacrificio de animales.

¿Porqué preocupa tanto?

Su elevada resistencia y alta contagiosidad que favorecen una rápida difusión, junto con la capacidad para causar elevadas mortalidades tanto en jabalíes como en cerdos domésticos y la ausencia de un tratamiento o vacuna eficaces, hacen que la PPA sea considerada como una de las enfermedades animales más preocupantes para las autoridades sanitarias.

Además de los efectos directos causados por la mortalidad, provoca unas importantísimas restricciones al movimiento de animales y productos porcinos, lo que supone un verdadero drama para el sector en los países afectados.

Desde un punto de vista cinegético, además de la mortalidad de jabalíes, también puede suponer que los cazadores extranjeros dejen de venir a nuestro pais durante algún tiempo, con la pérdida económica que eso supone. Tampoco podemos olvidar el posible impacto que podría tener en la organización de modalidades tradicionales de caza como la propia montería española, con las posibles restricciones al movimiento de rehalas y perreros o incluso de los propios monteros, además de las complicaciones para el traslado de los trofeos o las carnes de las reses abatidas y de la mano de este último punto, el impacto sobre la exportación de carnes de caza a otros países, uno de los pilares básicos en los que se sustenta el sector de la carne de caza en España.

¿Qué podemos hacer?

La mejor medida es tratar de prevenir la llegada de la enfermedad a la Península Ibérica y para ello es fundamental evitar la importación de animales vivos, tanto cerdos como jabalíes, desde cualquier país afectado, al igual que, por ejemplo, si vamos a cazar o a hacer alguna actividad al aire libre en alguno de esos lugares, lavar y desinfectar bien la ropa, botas... antes de volver a España, al igual que si traemos algún trofeo que debe ser convenientemente tratado previamente a su traslado.

Si quieres saber más sobre esta y otras enfermedades de nuestras especies de caza y de su gestión sanitaria, visita el aula virtual de Ciencia y Caza e inscríbete en nuestro Curso online sobre Gestión Sanitaria y Control Veterinario de Caza Mayor.

 

Pablo Pereira. Retratos de Fauna
Obtén acceso a nuestras comunicaciones exclusivas, comenta y participa en nuestra comunidad Regístrate

Formación cinegética basada en la ciencia

Aula virtual

ACCESO DE ALUMNOS

Cursos disponibles

Ver todos los cursos
El Morral del Cazador
Sigue a Ciencia y Caza en: Facebook Twitter