Estás en: Inicio > Protagonista del mes > Juan Carranza Almansa
Juan Carranza Almansa
Protagonista del Mes

Juan Carranza Almansa

Director de la Cátedra de Recursos Cinegéticos y Piscícolas de la Universidad de Córdoba

02 marzo 2014

Decir Juan Carranza es sinónimo de Comportamiento Animal, Ciervo ibérico, Monte y Caza Sostenible. Es Catedrático de la Universidad de Extremadura (área de Zoología) y director de la Cátedra de Recursos Cinegéticos y Piscícolas (CRCP), creada en 2009 mediante un convenio de colaboración entre la Universidad de Córdoba y la Junta de Andalucía. Ha presidido entre 2004 y 2012 la Sociedad Española de Etología.

El profesor Carranza lleva más de 25 años dedicado al estudio del comportamiento y ecología de ungulados silvestres, especialmente el ciervo ibérico. Ha publicado influyentes investigaciones científicas y de divulgación, siendo uno de los autores más citados a nivel mundial en esta materia. Es posiblemente uno de los artífices del cambio de mentalidad en nuestro país hacia una caza más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Preguntas:

P: Durante las últimas décadas se han dado muchos pasos en investigación cinegética. En su opinión ¿cuáles han sido los mayores logros?
La investigación cinegética, desde mi punto de vista, incluye dos componentes. Uno es la pura generación de conocimiento aplicado. El otro es el reconocimiento desde el ámbito científico de problemas y soluciones, que pueden influir en decisiones tanto desde el propio sector como desde la administración que elabora las normas. Creo que los científicos no podemos dejar de ver esta segunda faceta de nuestro trabajo cuando se trata de cinegética.
En el primer aspecto, es indudable que de no existir prácticamente nada hace varias décadas, hemos avanzado bastante en modos de gestión, en entender los factores que afectan a las poblaciones cinegéticas, en conocer cómo les afectan los principales problemas sanitarios y genéticos. Aunque de todo ello es evidente que queda mucho por resolver.
En el segundo ámbito yo destacaría los avances que pueden ayudar a hacer la caza más compatible con la conservación, como los controles genéticos o la certificación de la calidad cinegética.

P: ¿A qué temas de investigación se debiera prestar más atención?
Yo creo que la caza no tiene futuro en el mundo moderno si no sabemos convencer a la sociedad de que es una actividad a favor y no en contra de la naturaleza. Para eso debemos poner el énfasis en resolver los problemas que dificultan esa realidad. Una cuestión central es cómo hacer que la gestión más natural resista ante el avance de un mercado que premia la intensificación y la caza de bote. Hace falta investigar en procedimientos de gestión sostenible y compatible con otros usos, en la convivencia entre la caza menor y la agricultura, en los problemas de recuperación de muchas especies de caza menor, en la multifuncionalidad de las fincas de caza incluyendo nuevos usos relacionados con la naturaleza como el turismo, en economía ambiental que demuestre el valor de las especies cinegéticas embebido en la renta ambiental (y por tanto en la naturaleza) frente a las estimas que se basan sólo en el valor de las piezas cazadas, en el conocimiento de los efectos negativos de la intensificación (sanitarios, genéticos, de impacto ambiental, de pérdida de valor natural), en cómo el cambio climático va a suponer un nuevo reto para la sostenibilidad de la caza, y hace falta invertir esfuerzos en transmitir toda esa información a cazadores, gestores, administración y finalmente a la sociedad en general.

P: ¿Qué aspectos le gustaría destacar de la Cátedra de Recursos Cinegéticos y Piscícolas que usted dirige?
La Cátedra es esencialmente un centro de asesoramiento basado en la investigación. Ha nacido para dar apoyo científico y técnico a la Junta de Andalucía y a otras entidades públicas o privadas de la región y de fuera de ella. Para ello se apoya no sólo en su personal sino en la colaboración con otros grupos de investigación tanto españoles como extranjeros, y mantiene un constante diálogo con la administración y con el sector que puede plantearle los problemas para los que se necesitan soluciones.
Quizás lo más destacable es su flexibilidad para ocuparse de temas muy diversos, debido tanto a su personal como al trabajo en colaboración con otros grupos; así como a la experiencia acumulada por estos grupos desde mucho antes de que se creara la Cátedra, tanto en lo que se refiere a la investigación científica como, quizás especialmente, a las ideas afianzadas a lo largo de los años de hacia dónde debe ir la gestión compatible con la conservación.

P: Usted ha trabajado durante años con el ciervo ibérico, ¿siguen estando nuestros ciervos peor gestionados que en otros países de nuestro entorno o es cierto que se va produciendo un cambio de mentalidad?
Yo nunca diría que están peor gestionados. En otros países hace tiempo que existe una gestión más técnica, pero no siempre en la dirección de la sostenibilidad. Quizás el haber empezado más tarde en la gestión nos pueda permitir reconducir a tiempo algunas prácticas, ya que el cambio de mentalidad hacia la conservación está teniendo lugar en toda Europa pero muchos de esos paises ya tienen menos que conservar que nosotros.
Al ciervo ibérico deberíamos tratarlo como la joya que es. Por ejemplo, estamos convencidos de que nuestra cabra montés es única, pero nos parece que nuestro ciervo es igual que los de otros paises europeos. No sólo es diferente en morfología y comportamiento, sino que, como acabamos de publicar, contiene dos linajes genéticos que proceden de dos refugios glaciales ibéricos desde donde se originaron los ciervos de toda Europa del noroeste. Deberíamos ser capaces de vender estas riquezas naturales en lugar de destruirlas haciendo mezclas artificiales para intentar conseguir cuernas más grandes.

P: ¿Podría resumir brevemente lo mejor y lo peor de investigar sobre especies cinegéticas?
Es un tipo de investigación biológica muy particular. Las especies son como otras especies de la fauna pero con la peculiaridad de que su manejo y la caza pueden alterar la naturalidad de los procesos biológicos, lo que a veces dificulta entenderlos, además de que los resultados tienen repercusiones más allá de la ciencia, tanto para el sector cinegético como para la conservación. La caza te ofrece la ventaja de acceder a importantes cantidades de muestras y ejemplares para estudiar, pero el "muestreo" viene ya sesgado por el tipo de caza. Es muy difícil hacer seguimientos individuales de animales marcados a lo largo de su vida, a menos que los mantengas en áreas sin caza. Cuando estudias a estas especies te enfrentas a que en muchos estamentos no se las valora como a las emblemáticas en peligro de extinción. A veces los problemas que afectan a la imagen pública de la caza contagian un cierto rechazo a la investigación sobre especies cinegéticas a quienes tienen que apoyarla y financiarla. Hay que tener en cuenta las diversas implicaciones y aprender a moverse en foros muy diferentes. En definitiva, los retos son múltiples, pero eso es lo que hace que sea gratificante cuando se consigue algún avance.

P: Un deseo para el futuro…
Una gestión cinegética adaptada al mundo moderno. No una ganadería cinegética, que no creo que pueda ser admitida por la sociedad ni contribuiría a los valores naturales de las áreas en las que se realiza, sino una gestión cinegética integrada en la naturaleza. Las especies cinegéticas pertenecen a la fauna silvestre, forman parte de la biodiversidad y su explotación debe garantizar que pueden conservarse con sus características naturales como parte de esa biodiversidad. Eso significa con seguridad menos piezas de caza por cazador, pero lances que ponen el valor en la calidad de todos los elementos que intervienen. Para ello se necesitan cazadores que valoren este tipo de caza tanto como para restar mercado a la caza de bote.
Seguramente es utopía, pero me habeis pedido un deseo. Seguro que hará falta ayuda de las normativas, de los incentivos, de soluciones nuevas ante el cambio climático y los usos agrarios y, por qué no, de restricciones que hagan difíciles las alternativas. Puede que al final no vayan las cosas por ahí, pero yo al menos estoy convencido de que esto es lo que debe marcar nuestro horizonte de trabajo.

¡¡Muchas gracias por su atención!!

Ingeniería Cinegética de la Mancha
Obtén acceso a nuestras comunicaciones exclusivas, comenta y participa en nuestra comunidad Regístrate

Formación cinegética basada en la ciencia

Aula virtual

ACCESO DE ALUMNOS

Cursos disponibles

Ver todos los cursos
Promo Verano 2019
Sigue a Ciencia y Caza en: Facebook Twitter