Estás en: Inicio > Protagonista del mes > Francisco Salamanca Llorente
Francisco Salamanca Llorente
Protagonista del Mes

Francisco Salamanca Llorente

Doctor en Veterinaria. Especialista en la liebre ibérica y el galgo español

01 mayo 2015

Francisco Salamanca Llorente vive por y para el galgo. Doctor en Veterinaria, fue presidente del Club Nacional del Galgo Español durante una década y formó parte de la Junta Directiva de la Federación Española de Galgos 11 años, ocupando su presidencia posteriormente durante una legislatura. Una vida dedicada a la promoción y difusión de este deporte, así como en la conservación y estudio de de la liebre, la compañera inseparable de nuestros galgos.

Nuestras preguntas, sus respuestas:

P: Un galgo es un atleta, ¿cuáles son sus principales características?
Honradez, pundonor, velocidad, potencia y elasticidad destacan en el galgo de campo.

P: ¿Con cuantos kilómetros a sus espaldas acude un galgo a la competición?
Los kilómetros es un mito, que afortunadamente estamos logrando vencer. Depende mucho de cada galguero, en virtud de la raza de perros que tenga y del número de galgos que prepare cada año. Por término medio, un galgo para el mantenimiento de un estado físico adecuado necesita moverse de forma activa, 30 minutos al día, a velocidades por debajo de 25 km/ hora. En un entrenamiento específico, hay preparadores que para potenciar la recuperación posterior a la competición, pueden llegar a entrenar hasta 20 kilómetro diarios, pero me atrevería a decir que la media no supera los diez.
Los periodos de entrenamiento varían entre los tres y siete meses previos a la competición, con diferentes intensidades y descansos. Así que cualquiera puede hacer cuentas.

P: ¿A qué temas de investigación se debiera prestar más atención en el caso del galgo y de la liebre?
En el galgo necesitamos saber más de su fisiología en general, y de su bioquímica muscular en particular. Otro tema importante es la farmacocinética de AINes, analgésicos, corticoides y anestésicos en la raza, para poder estar seguros con el dopaje.
La liebre sigue siendo muy desconocida. Yo pensaba que con los cercones aprenderíamos más sobre su comportamiento, pero su enorme rusticidad nos impide obtener información, no obstante si hemos aprendido muchas cosas sobre sus depredadores. La liebre para su desgracia y la nuestra está unida a varias zoonosis que la hacen prescindible y yo creo que su presencia es uno de los mejores indicadores de calidad del hábitat. La liebre ibérica es única y no creo que exista un solo estudio científico genérico en España sobre la misma, así que ese debería ser el principio.


P:¿Cuál es el futuro que le espera a nuestra liebre ibérica?
El futuro de nuestra liebre está comprometido por numerosos factores que son más importantes que la especie, la cual goza en la actualidad de censos aceptables, con picos de sierra cada vez más pronunciados hacía la baja.
Las faenas agrícolas, el uso de plaguicidas y herbicidas en el riego, la presión cinegética (también la de los galgos), la implantación de nuevas especies (corzo) que la desplazan, nuevas enfermedades como la tularemia o el incremento de virulencia de otras, sobre todo las parasitarias y principalmente el incremento de predadores, son algunos de esos factores que están determinando su futuro.

P: ¿Y a su caza con galgos? Robos, acoso de protectoras y Partido Animalista
Las caza con galgos nunca estuvo tan comprometida como hasta ahora, y es que el poder mediático de los medios de comunicación es capaz de cambiarlo todo. En los últimos años el medio rural está sufriendo ataques continuos del medio urbano, que desconociendo la realidad, da por cierto todo lo que la pantalla dice. La caza de liebres con galgos se lleva practicando en la península ibérica desde hace más de dos mil años, forma parte del acerbo cultural de numerosas zonas de España y Portugal y durante muchos siglos fue la única fuente de carne de muchas personas humildes de Andalucía, Extremadura, Aragón, La Mancha o Castilla. Por otro lado, gracias a ella, se mantiene un grupo zootécnico, único en el Mundo. Los galgos de campo españoles y portugueses constituyen la raza, dentro de la especie canina, más numerosa que haya existido nunca, habiendo mantenido una estructura morfológica, prácticamente similar en los dos últimos milenios.
La competición, o más bien la difusión de la competición ha traído parte de las desgracias que ahora padecemos. Este deporte de las carreras de galgos en campo, cuyo premio es un trofeo, en la mayoría de las autonomías españolas donde se practica, constituye el segundo deporte con mayor afluencia de aficionados, después del futbol. La deportividad del lance, sin la intervención del hombre y la plasticidad de la persecución lo hacen exclusivo. Pero también la envidia, la apuesta clandestina, el negocio de los reproductores provoca el robo indiscriminado, el cual provoca un daño mayor, el abandono. Cuando un galgo se roba, se le detecta y extrae o destruye su identificación electrónica, posteriormente se le prueba y muchos de ellos, una vez sueltos no se dejan volver a coger por sus captores, quedando perdidos en el campo, lejos de sus hogares, sin identificación. En la mayoría de los casos, los galgos sufren un shock que deriva en comportamientos anómalos que les hacen alejarse de las personas, resultando muy complicada su captura. Cuando esta se produce, la mayoría llegan a las protectoras, las cuales cuando observan que tiene tatuaje, lo ocultan ante la creencia que proceden de galgueros desalmados que se han desecho de sus perros, y además les han extraído el microchip. Por otro lado el medio urbano no entiende que puedan existir perros que no sean mascotas, vivan con sus dueños en pisos de 80 metros y paseen por el parque al anochecer, pero los que piensan así son más que los que pensamos que nuestros galgos se morirían de pena en esas condiciones.
En cuanto a los partidos animalistas, que defienden la vida animal, no es entendible que prefieran que desaparezca la caza con galgos, que provocará la desaparición de más de 400.000 galgos en la península. No es que se vayan a morir mañana, pero se dejarán de criar en el futuro. Un patrimonio canino como el que tenemos es único y están dispuestos a eliminarlo. Tampoco es razonable que la atención pública este más concentrada en el abandono de galgos, que apenas llega al 15 %, en comparación con ese otro 85%, que deriva principalmente de las ciudades, convirtiendo en hipocresía la defensa de sus principios.

P: ¿Se deberían soltar marcadas las liebres procedentes de cercones?
Yo creo que se debería controlar la sanidad de las liebres procedentes de cercones u otros municipios diferentes, más que el marcado. Estoy seguro que se marcan la mayoría, con el fin de conocer el éxito de la repoblación, pero lo importante es que no aporten enfermedades a los individuos que ya tenemos.

P: Un deseo para el futuro…
El galgo debe caminar de la mano de otras modalidades cinegéticas y sobre todo de las cámaras agrarias. En lo deportivo, después de tantos años, tenemos que saber explicar nuestro deporte para que el paraguas del Consejo Superior de Deportes y del Comité Olímpico siga protegiéndonos.

Ingeniería Cinegética de la Mancha
Obtén acceso a nuestras comunicaciones exclusivas, comenta y participa en nuestra comunidad Regístrate

Formación cinegética basada en la ciencia

Aula virtual

ACCESO DE ALUMNOS

Cursos disponibles

Ver todos los cursos
Vitravision. Las mejores marcas de óptica a los mejores precios
Sigue a Ciencia y Caza en: Facebook Twitter