Estás en: Inicio > Especies cinegéticas > Cabra montesa
Cabra montés
EspeciesCapra pyrenaica

Cabra montesa

Inglés: wild goat Francés: bouquetin Italiano: stambecco Portugués: íbex. Gallego: ibex. Catalán: bucardo. Vasco: basauntz

IDENTIFICACIÓN

La cabra montesa es, sin lugar a dudas, uno de los emblemas de la fauna ibérica, pieza de caza desde la prehistoria, está presente en los núcleos montañosos peninsulares. En la actualidad existen dos subespecies de cabra de las 4 que originalmente fueron descritas (extintas la subespecie lusitánica y pirenaica). Muestra un claro dimorfismo sexual, ambos sexos presentan cuernos no ramificados, mucho más desarrollados en los machos, que además poseen crin y barbas. El peso de los machos adultos puede alcanzar los 110 kg. mientras que las hembras oscilan en torno a 40 kg.; una altura a la cruz de 90 cm en el macho y 65 cm en la hembra. El pelaje estival es de color pardo, tornándose grisáceo y con una espesa borra durante el invierno; presentan también unas manchas negras en patas, pecho y flancos. En los machos, estas manchas negras se van extendiendo con la edad, cubriendo en los animales adultos gran parte de su cuerpo, a partir de la cual se podría determinar la edad (Cabrera, 1911), si bien existe gran variación poblacional e individual.
Cuernos: No ramificados, gruesos y rugosos, ambos sexos los poseen aunque en distinto grado de desarrollo, el conteo de los medrones o anillos anuales de crecimiento resultan muy efectivos para el cálculo de la edad. En los machos los cuernos son largos y anchos, alcanzando longitudes de 90 cm, mientras por el contrario las hembras rara vez alcanzan los 25 cm de longitud, siendo además más estrechos. La forma de los mismos varía según la subespecie, presentando una o dos curvaturas (forma de lira).
Pezuñas: Extraordinaria adaptación del animal a su hábitat. No presentan unión interdigital entre los dos dedos principales, permitiendo una gran separación y autonomía. Las pezuñas presentan dos superficies, una externa dura (borde córneo), y una interna blanda antideslizante (almohadilla plantar), ambas conforman un “calzado” ideal para este experto escalador. No debemos olvidar la utilización de los dedos secundarios en situación excepcionales.

DISTRIBUCIÓN

Especie endémica de la Península Ibérica. La subespecie C. p. victoriae se encuentra en las montañas del Centro peninsular, en Sierra de Gredos, Ávila. A partir de ésta población inicial, se han realizado repoblaciones en Salamanca (Las Batuecas), Norte de León (Riaño), Ourense (Montes do Invernadeiro), etc. La otra subespecie, C. p. hispanica con una distribución mayor, a lo largo del arco montañoso mediterráneo, desde la desembocadura del Ebro hasta Gibraltar, destacando la población de Sierra Nevada donde ha sido descrita una nueva subespecie: C. p. nowakiae.

REPRODUCCIÓN

Especie polígama, cuyo período de celo comprende desde finales de otoño a principios de invierno (noviembre-enero), tras una gestación de 5 meses los partos se producen entre abril y junio. Las hembras llegan la madurez reproductiva cuando alcanzan los 24 kg (generalmente a los 30 meses de edad), teniendo un cabrito por parto, salvo excepciones.

COMPORTAMIENTO SOCIAL

De carácter gregario, guarda una estrecha relación con la reproducción, ya que durante el celo es el único momento en el que ambos sexos permanecen juntos, el resto del año, posteriormente las hembras y su descendencia forman grupos familiares, mientras los machos forman grandes grupos. Ambos grupos se sitúan en rangos altitudinales distintos a lo largo de año en función de la disponibilidad de recursos alimenticios presentes. En referencia a su alimentación, la cabra es ramoneadora, si bien, su carácter adaptativo hace que paste cuando predominan los pastos en determinadas estaciones del año.

APROVECHAMIENTO CINEGÉTICO

Especie de caza mayor con un elevadísimo valor cinegético mundial. Cuyo trofeo único en el mundo es codiciado por los cazadores internacionales. Sus trofeos pueden alcanzar valores estratosféricos. El rececho de montaña es por antonomasia su modalidad de caza.

ANÉCDOTA

Todas las especies del género Capra, presentan características morfológicas similares y la misma dotación cromosómica (2n=60) haciendo posible el cruce entre sí, e incluso con la cabra doméstica, dando descendencia fértil. Todo ello ha llevado a los investigadores a pensar que este género no ha llegado a su máxima evolución y son frecuentes las discrepancias entre autores a la hora de su clasificación taxonómica.

Pablo Pereira. Retratos de Fauna
Obtén acceso a nuestras comunicaciones exclusivas, comenta y participa en nuestra comunidad Regístrate

Formación cinegética basada en la ciencia

Aula virtual

ACCESO DE ALUMNOS

Cursos disponibles

Ver todos los cursos
Vitravision. Las mejores marcas de óptica a los mejores precios
Sigue a Ciencia y Caza en: Facebook Twitter