Estás en: Inicio > Ciencia y Caza > La caza mayor contribuye a la conservación de aves necrófagas
Crédito de la imagen: Pixabay
Ciencia y Caza

La caza mayor contribuye a la conservación de aves necrófagas

Y los buitres están muy atentos

14 noviembre 2017

España alberga una de las poblaciones de aves necrófagas más importantes del mundo.

Cientos de turistas acuden cada año para observar buitres leonados (Gypus fulvus), buitres negros (Aegypius monachus), alimoches (Neophron percnopterus) y quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), entre otras aves.

La conservación de estas aves es en la actualidad motivo de preocupación para científicos, gestores de biodiversidad y administraciones, con el principal problema en boca de todos: la drástica reducción de carroña.

Es sabido que la caza mayor es un recurso fundamental para las aves necrófagas pero hasta no hace mucho se desconocía la relación de estas aves con la actividad cinegética.

Las aves “rondan” las zonas en las que puede haber carroña disponible pero, ¿hasta qué punto?

Un interesante trabajo de la Universidad de León, abordó la posible influencia de las cacerías en la distribución del buitre leonado, en las Reservas Regionales de Caza de Mampodre y Riaño.

Los autores buscaron a los buitres y compararon las localizaciones de los mismos con las zonas en las que se realizaron cacerías, contando con la estrecha colaboración de los cazadores para determinar en qué cuarteles de caza se habían abatido piezas.

Los resultados revelaron una relación muy fuerte entre la presencia de los buitres y las cacerías, especialmente de ciervo y jabalí. De hecho, los buitres se asentaron muy cerca de las zonas de caza siendo observados aprovechando las carroñas en estos lugares.

Incluso los autores pudieron determinar que en un radio de 3,5 kilómetros donde se realizaban las cacerías de ciervo y jabalí era donde más probabilidad existía de avistar a los buitres.

Para “rematar la faena”, los autores estimaron que la caza en la zona de estudio podría estar alimentando sobre 1.800 buitres para un período de seis meses, un dato que pone de manifiesto que la caza mayor es muy importante para estas especies de aves carroñeras que “cierran el ciclo de la vida”.

Como conclusión podemos decir que los cotos de caza mayor pueden contribuir al mantenimiento de importantes poblaciones de aves necrófagas y de otras especies que aprovechan la carroña, debiendo destacar que una adecuada gestión de los subproductos generados en las cacerías es determinante para conseguirlo, por lo que la Autoridad Competente en la regulación de esta gestión debe considerarlo como una herramienta de gran interés en la conservación y establecer alternativas que contribuyan por un lado a la conservación y, por otro, al necesario control de las enfermedades infectocontagiosas que la fauna cinegética puede portar.

Referencia del trabajo

MATEO-TOMÁS, P., OLEA, P.P. When hunting benefits raptors: a cause study of game species and vultures. European Journal of Wildlife Research. 2010, vol. 56, p. 519-528. 

Pablo Pereira. Retratos de Fauna
Obtén acceso a nuestras comunicaciones exclusivas, comenta y participa en nuestra comunidad Regístrate

Formación cinegética basada en la ciencia

Aula virtual

ACCESO DE ALUMNOS

Cursos disponibles

Ver todos los cursos
Vitravision. Las mejores marcas de óptica a los mejores precios
Sigue a Ciencia y Caza en: Facebook Twitter