Estás en: Inicio > Actualidad cinegética > ¿Afectan las olas de calor a las especies silvestres?
Crédito de la imagen: Pixabay
Actualidad

¿Afectan las olas de calor a las especies silvestres?

Probablemente más de lo que nos pensamos

16 junio 2017

En estos días en que estamos siendo asolados por una intensa ola de calor en toda la geografía española debemos pensar también en nuestras especies cinegéticas.

¿Cómo afecta el calor a perdices, conejos, jabalíes o ciervos?

Como a nosotros, el calor excesivo no beneficia a ninguna especie y son sobre todo aquellas cuya movilidad es más reducida las que más afectadas pueden verse, principalmente cuando el agua o la sombra escasean o, incluso, cuando las cosechas cambian bruscamente el hábitat en muy poco tiempo.

Ahora, por ejemplo, nos encontramos en un momento crítico para la perdiz roja, puesto que los perdigones en muchas zonas aún son de corta edad y una restricción de agua o alimento o, incluso, cualquier molestia inesperada, pueden obligar a llevar a cabo un desplazamiento al bando que quizás algunos integrantes no resistirán.

En el caso de especies migratorias como la codorniz, el intenso calor provoca cambios en rutas o tiempos de estancia en algunas zonas, que año tras año vamos notando en nuestra geografía.

Las principales estrategias utilizadas por nuestras especies para combatir el calor son fundamentalmente tres que citamos a continuación:

  • Reducción de movimientos.- En la medida de lo posible los animales permanecen durante la mayor parte del día inmóviles, protegidos en algún lugar sombreado y lo más fresco posible y evitando desplazarse para combatir el intenso calor.
  • Cambio de hábitos, pasando a ser más crepusculares y nocturnos, cuando las temperaturas son más bajas
  • Modificaciones en el territorio.- en especies de caza mayor principalmente se pueden observar cambios en el territorio, acercándose a zonas más frescas o con mayor cantidad de agua disponible para abrevar o bañarse en las épocas de más calor. Un ejemplo claro lo podemos observar en algunas zonas del Páramo Leonés en el que los jabalíes que habitualmente ocupan el monte en el invierno, lo abandonan hacia zonas de ribera y regadío.

Todo ello puede condicionar enormemente la viabilidad de las poblaciones cinegéticas de nuestro coto y, por tanto, los resultados de la temporada siguiente. Por tanto debemos considerarlo, de una forma destacada, en nuestras actuaciones de gestión.

El mantenimiento de puntos de agua, bosquetes y áreas de sesteo bien cuidadas, pastos naturales permanentes o control de las cosechas en determinadas zonas son fundamentales cuando el calor aprieta al igual que evitar otras molestias innecesarias, por ejemplo a los bandos de perdiz ante un posible encuentro casual.

No debemos olvidar que si los animales se ven obligados a desplazarse en busca de un hábitat mejor o de agua, además de estar perdiendo potenciales efectivos en nuestros cotos, puede incrementar el riesgo de accidentes de tráfico, daños a cultivos y otros quebraderos de cabeza que debemos tratar de evitar.

Si quieres ampliar información sobre como gestionar el agua en tu coto y contribuir al mantenimiento de las diferentes especies en él, aprovecha la oportunidad e inscríbete en nuestro Curso online sobre Gestión de Bebederos y Puntos de Agua para la Caza,

¡Te esperamos!

Ingeniería Cinegética de la Mancha
Obtén acceso a nuestras comunicaciones exclusivas, comenta y participa en nuestra comunidad Regístrate

Formación cinegética basada en la ciencia

Aula virtual

ACCESO DE ALUMNOS

Cursos disponibles

Ver todos los cursos
Vitravision. Las mejores marcas de óptica a los mejores precios
Sigue a Ciencia y Caza en: Facebook Twitter