Estás en: Inicio > Ciencia y Caza > Estudiando la mortalidad de los corcinos en Suecia, ¿cómo puede reducirse el impacto negativo de la maquinaria agrícola?

Estudiando la mortalidad de los corcinos en Suecia, ¿cómo puede reducirse el impacto negativo de la maquinaria agrícola?

Ciencia y Caza16 abril 2012

Uno de los puntos clave en la gestión de las poblaciones de corzo es la supervivencia de los corcinos, que están expuestos a un gran número de causas de mortalidad. En otros países europeos, donde el corzo habita frecuentemente paisajes agrícolas, la siega constituye una fuente de mortalidad muy frecuente, dado que los corcinos permanecen encamados en campos de cultivo durante la primera etapa de vida, siendo pasto de la maquinaria agrícola.

Un estudio realizado por Anders Jarnemo en 2002, intentó establecer las causas de muerte en una población corcera de Suecia y a su vez investigó la posible utilidad de un método para prevenir dichas muertes.

Para ello, el autor colocó un collar de radioseguimiento a 54 corcinos a lo largo de tres años consecutivos. Estos corcinos eran localizados previamente gracias a una estrecha vigilancia de las madres. En el caso de los corzos localizados en campos de cultivo, si éstos permanecían en dicho emplazamiento en el momento de la siega eran espantados o retirados a mano al bosque más cercano, considerándose entonces que “hubieran sido arrollados por la segadora” en caso de no haberse sabido su presencia.

Los encames en los que se encontraron los corcinos se distribuyeron de la siguiente manera: 22 en campos de heno de trébol, 19 en otros campos de cultivo, 8 en bosques y cinco en entornos sin cobertura vegetal de importancia. Se estableció una mortalidad del 52% por predación por zorros, seguida por la siega en un 31%, mientras que la muerte por hipotermia o hambre sólo afectó a un corcino a lo largo de los tres años.

El autor, consciente de la elevada mortalidad causada por la siega, investigó la eficacia de un método para espantar a las corzas y corcinos de aquellos lugares en los que se había detectado el encame. El método consistió en una bolsa de plástico negra, con un tamaño de 75x115 cm, que era atada a un palo de dos metros y distribuido de manera que existiera una bolsa por cada hectárea. Las bolsas eran colocadas por la tarde-noche durante tres días consecutivos antes de la siega, realizando un seguimiento del comportamiento de 14 corcinos y 10 madres. La respuesta de los animales se comparó con 24 corcinos en los que no se habían utilizado las bolsas. La utilización de estos “espanta corzos” indujo a que la mayoría de madres movieran sus corcinos durante las primeras 24 horas.

¿Qué conclusiones sacamos para nuestros corzos ibéricos?

Los resultados son de gran valor porque identifican los lugares de encame y las causas de muerte de los corcinos. En España muchos gestores alertan sobre el impacto del zorro, pero otras causas de muerte podrían estar haciendo mella en los corcinos, como la maquinaria agrícola. De otra parte, el autor sugiere un método relativamente sencillo para espantar los corcinos y evitar su muerte, si bien advierte que no debe utilizarse más de tres días antes de la siega para evitar que bien las corzas abandonen a sus retoños por miedo a las bolsas, bien se acostumbren y no tenga efecto.

Referencia del trabajo

JARNEMO, A. Roe deer Capreolus capreolus fawns and mowing-mortaility rates and countermeasures. Wildlife Biology 2002, vol. 8, pp., 211-218.

Palabras clave: corzo, gestión, mortalidad, reproducción

Ingeniería Cinegética de la Mancha

Aula virtual de ciencia y caza

Un espacio dedicado a la formación cinegética basada en la ciencia...

Próximos cursos
Perdices molleda
Consultoría
Cinegética
No te quedes
con la duda,
consúltanos
¿Sabías que?
Sigue a Ciencia y Caza en:
Facebook Twitter
Forest Caza